¿Lo personal es político?

Es un lema utilizado por Kate Millett , una relevante figura del feminismo, su trabajo se enmarca en la segunda ola del feminismo, autora de Política sexual, en 1970. Un libro que tuvo enorme influencia en su momento por su denuncia del patriarcado como una institución que convierte a las mujeres en ciudadanas de segunda categoría, critica abiertamente el falocentrismo a través de la literatura, pedía la disolución de la familia, ya que ésta era la principal institución del patriarcado, y denunciaba el amor romántico como un arma utilizada por los hombres para explotar a las mujeres.

El feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres de la opresión, dominación, y explotación de que han sido y son objeto por parte de los varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas.

Algunos objetivos propios de este importante y necesario movimiento social son:

- Lucha, visibilización y conciencia por conseguir la igualdad legal, política, económica, social, laboral, sanitaria y cultural.

- Construcción de una sociedad en la que quede superada la dicotomía hombre-mujer que infravalora a las mujeres frente a los hombres.

- Expresión libre y no estereotipada de la identidad de género.

- Lucha por el respeto y cumplimiento de la declaración de los derechos humanos al ser las mujeres las que sufren en mayor medida el incumplimiento de los mismos (Ejemplo: ablación, matrimonios forzados, prostitución, trata,etc.)

- Análisis crítico frente a la superficialidad en el trato de lo femenino en los medios y en base a concepciones tradicionales y culturales (la mujer como objeto, cosméticos, belleza, fraccionamiento del cuerpo femenino, sexualización del cuerpo femenino…)

- Crítica al modelo de producción capitalista por considerar lo femenino como territorio de explotación y de conquista lo que es propio del patriarcado que define a este sistema de producción (la revolución será feminista o no será, luchar por el feminismo es sinónimo a tratar de desmontar el sistema capitalista).